dissabte, 22 de novembre de 2014

Opacitats detectades (XLI): Viatges dels parlamentaris, Llei de transparència, corrupció i Portals de transparència



Diputados viajeros, de Irene Lozano en El Confidencial

  • No sé cuándo va a comprender el establishment que sestea en Génova y Ferraz que los ciudadanos sienten una necesidad imperiosa de transparencia, pero sobre todo, que en este momento quienes más necesitamos esa transparencia somos nosotros mismos. El acuerdo alcanzado por el PP y el PSOE a cuenta de los viajes demuestra que siguen sin entender nada.
  • Una de las preguntas que más plantean los periodistas ante la inminente entrada en vigor de la Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno es de qué modo ésta va a cambiar la situación actual. Muchos ven en la entrada en vigor de la ley de transparencia un antídoto mágico contra la corrupción, visión que en cierto modo transmite el gobierno; pero esta visión es errónea. La transparencia es fundamental para prevenir la corrupción pero no es suficiente por sí sola.
  • En España el problema es que sí necesitamos una ley de transparencia; la transparencia como valor inherente a la democracia no se da en nuestro país y por eso es tan necesaria una norma que la fuerce. Pero la ley solo nos pone en la casilla de salida, no hace crear un sistema de transparencia ni derrota la corrupción.
  • Especialmente en el caso de la ley de transparencia que entrará en vigor el próximo 10 de diciembre a nivel estatal ya que, pese a lo que se está queriendo vender, aporta pocas novedades sobre lo que ya tenemos. La organización Access Info Europe la sitúa en el puesto 63 de las 100 leyes de acceso a la información que existen en todo el mundo.
  • En cualquier caso, como apuntaba Marek Tuszynski fundador y director de Tactical Tech – organización dedicada al activismo de datos -, la información realmente sensible no va a ser pública de manera voluntaria y proactiva por parte de las instituciones públicas, habrá que solicitarla.
  • En muchos países este derecho se ha utilizado para destapar casos de corrupción. Uno de los casos más paradigmáticos se dio en el Reino Unido, donde tras solicitarse los recibos que justificaban las dietas de los Miembros del Parlamento, se destaparon grandes abusos -un diputado llegó a reclamar 2500 euros que gastó en una casa para su pato- que llevaron a más de 80 parlamentarios y lores a devolver dinero y a más de 30 a dimitir de sus cargos o no volver a presentarse a elecciones.
  • A estas alturas la propuesta para avanzar en la cultura de transparencia y frenar de una vez los casos de corrupción pasan por la ciudadanía y su implicación en la implementación de los mecanismos de rendición de cuentas. En Macedonia Ana Petruševa, periodista de BIRN -asociación de periodistas de investigación en los Balcanes-, solicitó información sobre las multas que se ponían en Macedonia al mes durante los últimos seis ciclos electorales.
  • La conclusión de sus pesquisas fue que los meses de elecciones el Gobierno reducía el número de multas al mínimo, pasando de una media de 6000 hasta las 1000 multas al mes en los meses antes de las elecciones.

Transparencia, ya

  • Los ciudadanos tienen todo el derecho a conocer con detalle el uso que se hace del dinero con el que se sufragan los gastos en que incurren sus representantes. No por curiosidad morbosa ni para dar carnaza a las polémicas partidistas, sino porque el dinero público no llueve del cielo, sino que mana de los contribuyentes. Por supuesto que los parlamentarios deben viajar todo lo que necesiten para desarrollar sus tareas políticas; pero ni las Cortes ni los Parlamentos autónomos pueden permitirse mantener las zonas de opacidad por más tiempo.

Transparència i control

  • La polèmica que s'ha generat entorn els viatges que José Antonio Monago va fer a Canàries quan exercia de senador és únicament una mostra de la necessitat urgent de transparència i control de les despeses públiques. Una transparència que sigui real i que permeti a la ciutadania saber en tot moment en què es gasten i com es gestionen els seus doblers i un control eficaç per evitar que casos com el del president d'Extremadura es tornin a produir. 
  • Però lluny d'aquesta lògica demanda, el president del Congrés afirmava ahir que ell no pensa erigir-se en "controlador de la labor dels diputats" perquè és de "caràcter polític". De nou, estan confosos o ens intenten confondre: primer, no es tracta de controlar la "labor política" dels nostres representants, sinó de fiscalitzar les despeses que es fan en l'exercici de les seves funcions; i segon, no parlam d'una sospita generalitzada envers tots els parlamentaris, sinó de la impossibilitat democràtica de gastar doblers públics sense que ni els òrgans de control ni la ciutadania sàpiguen en què. 
  • Tornant al començament, per evitar tot això, i per reconquerir la confiança ciutadana envers l'activitat política, són necessaris, per una banda, la responsabilitat personal de cada representant i de tots els grups parlamentaris i, per una altra, mecanismes adequats de transparència i control, ara mateix inexistents.

Una llei de transparència poc transparent

  • El proper 10 de desembre entrarà en vigor el títol preliminar, el títol primer i el títol tercer de la llei 19/2013 de 9 de desembre, de Transparència, Accés a la Informació Pública i Bon Govern, és a dir, entraran en vigor aquelles disposicions relatives a la transparència en la gestió pública. Però, què és la transparència i què implica? La transparència suposa una prestació activa d’informació de manera accessible, de forma que els procediments, estructures i processos estiguin a disposició de la ciutadania per a la seva valoració per tal de generar un ambient de confiança, seguretat i certesa entre el sector públic i la societat.
    • Donat el context actual, arriba aquesta llei a assolir les exigències socials del moment? Doncs, segons la fundació Open Society Justice lniciative la resposta és negativa. La norma espanyola neix desfasada i sense voluntat clara de canviar el funcionament de l’administració. Però quins son els aspectes criticables i que més donaran a parlar en els propers mesos.
  • En primer lloc, la llei s’empara en la sentència de Tribunal Suprem de 19 de maig de 2003 per no reconèixer el dret d’accés a la informació com a dret fonamental. Segons aquesta sentènciael dret d’accés als arxius i registres administratius de l’article 105 b) CE és un precepte que remet expressament el seu exercici a la configuració legal com a dret no fonamental. Tanmateix, aquesta argumentació no sembla convincent en la mesura en què el dret a la protecció de dades tampoc apareix explicitat en el títol I de la Constitució i malgrat això la STC 254/1993 de 20 de juliol el va interpretar com un dret fonamental derivat de l’article 18 CE.
  • ... ... ... [lectura complerta recomanada]

Medidas drásticas y urgentes contra la corrupción: La propuesta de Transparencia Internacional

  • A) Transparencia económica y financiera de los partidos políticos
  • B) Transparencia y democracia electoral
  • y C) Marco jurídico e institucional para prevenir y combatir la corrupción

Transparència

  • La informació i el coneixement és fonamental per al bon funcionament de la democràcia. La ciutadania necessita informació transparent i de qualitat per tal de poder avaluar amb criteri com gestionen els representants polítics els recursos públics i participar o decidir en conseqüència. I són els responsables polítics i tècnics de les administracions els que tenen l’obligació de proporcionar aquesta informació, d’una manera completa, veraç i accessible.
  • En un moment en el qual la societat està canviant, on internet ha revolucionat el concepte d’informació i en el què la ciutadania reclama transparència i contundència amb els casos de corrupció per recuperar la confiança cap al sistema polític, cal que les administracions responguin.

Vacunas contra el ecosistema de la corrupción

  • "La transparencia es como la sinceridad: se exige la ajena y se limita la propia."

Falta grave de transparencia

  • El Gobierno prometió al comenzar la legislatura y confirmó este año que en diciembre enviaría a los cotizantes de la Seguridad Social con 50 y más años una estimación de la pensión pública que percibirían cuando se jubilen. El ensayo de pensión se elaboraría con la carrera de cotización hasta ahora y proyectándola hasta el retiro legal, sin considerar cambios normativos adicionales, para ilustrar a los afectados sobre sus rentas públicas en el futuro y que con ellas determinaran si deseaban complementarlas con otras de carácter privado. Un ejercicio clarificador para los asalariados y autónomos que introduce transparencia y permite anticipar decisiones de largo plazo.
  • Pero ahora, el Gobierno, en un ejercicio de falta grave de transparencia, aplaza su promesa alegando motivos técnicos poco creíbles y no ofrece una nueva fecha para hacerlo. La suspensión ha sorprendido a la industria de los fondos de pensiones, que quería utilizar el envío masivo de cartas con la estimación de la pensión pública como catapulta en la campaña de captación de ahorro privado. La sospecha apunta a la inconveniencia política que supondría para los intereses del Gobierno introducir ahora un motivo más de incertidumbre en la ciudadanía, aunque la intención fuese de generar certidumbre sobre el futuro.

"La mentalidad española no conoce la transparencia"


Portal de Transparencia: incógnitas y opacidad

  • A partir del próximo 10 de diciembre, la Administración General del Estado y los organismos estatales deberán cumplir con las obligaciones que exige la Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno. La norma se aprobó las navidades pasadas, así que el Ejecutivo ha tenido todo un año para preparar el terreno. Pero el tiempo se acaba: en unas semanas, los preceptos que vinculan al Gobierno central entrarán en vigor definitivamente.
    Uno de los pilares fundamentales de la norma es la creación y desarrollo de un Portal de la Transparencia porque, como indica el texto, “las nuevas tecnologías permiten hoy día desarrollar herramientas de extraordinaria utilidad para el cumplimiento de las disposiciones de la ley”. El Ministerio de la Presidencia se encarga de los contenidos y la gestión, mientras que Hacienda es responsable del diseño tecnológico, el desarrollo informático y el mantenimiento.
    El pasado miércoles, la vicepresienta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría confirmaba en el Congreso que la esperada web ya está en fase de prueba, que “se ha desarrollado utilizando medios propios” y que cada ministerio está “volcando” ya los datos requeridos.
    El portal reunirá información sobre contratos, subvenciones, presupuestos y “hasta el montante de las retribuciones” de los altos cargos del Ejecutivo. Además, se habilitará “una ventanilla” donde los interesados podrán hacer sus solicitudes las 24 horas del día, los 7 días de la semana.
    Sin embargo, a los miembros de la plataforma ' Qué hacen los diputados' las aclaraciones les han sabido a poco. Por eso formulan una  petición al Ministerio de Presidencia a través de la plataforma 'Tu derecho a saber' con seis preguntas que pueden resumirse en tres: ¿quién ha desarrollado el Portal de la Transparencia? ¿Cuánto ha costado? ¿Qué tipo de información incluirá y en qué formatos?
    “Ignoramos en base a qué criterios se está haciendo esa web, si se están usando estándares internacionales, quiénes son las personas responsables en el ministerio o si se trata de una empresa subcontratada”, explica a  HojaDeRouter.com Vicky Bolaños, miembro de la organización. “Tampoco sabemos si se va a corresponder con las necesidades y exigencias de la ciudadanía y organizaciones de la sociedad civil”, añade.
    Desde el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas les han instado a completar un formulario que ya han rellenado. El 13 de noviembre el mensaje fue enviado a la Dirección de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Ahora solo queda esperar.
    Última respuesta del Ministerio de Hacienda a la petición de Que hacen los ciudadanos
    Última respuesta del Ministerio de Hacienda a la petición de Qué hacen los ciudadanos
    “Creemos que deberían haber consultado a las organizaciones que tienen experiencia en datos abiertos para que les asesorasen”, dice Bolaños. Resulta paradójico que “siendo un portal dedicado a la transparencia no hayan abierto procesos de participación”.
    Lo mismo opina José Félix Ontañón, cofundador de OpenKratio, una asociación que aboga por la transparencia de las instituciones públicas, el derecho a la información y los datos abiertos. “Esto tenía que haberse realizado con la suficiente antelación y contando con la ciudadanía; mostrando una predisposición del Gobierno a hacer las cosas como estamos demandando”.
    Entre las organizaciones que se dedican a impulsar iniciativas en materia de datos abiertos se encuentran también la  Fundación Ciudadana Civio y la plataformaAccess Info Europe. Javier de Vega, responsable de comunicación de la primera, asegura que  han escrito varias veces al Ministerio de la Presidencia preguntándoles por el portal. Las respuestas han sido más bien escasas.
    “Hemos mantenido alguna reunión donde se nos ha dicho que están trabajando en ello, pero poco más”, asegura De Vega. Durante estos contactos les han ofrecido asesoramiento para indicarles las mejores prácticas e informarles de cómo se está haciendo en otros países. Sin embargo, “nunca han recogido el guante”.
    El miembro de Civio se muestra contundente: “la sociedad civil ha estado fuera de toda la preparación de este portal y prácticamente de la ley en sí”. El proceso, según De Vega, tiene más de “optimización de sus propios mecanismos internos”, es decir, “de administración electrónica”, que de transparencia.
    ¿QUIÉN LO HA DESARROLLADO Y CON QUÉ FONDOS?
    Aunque no se haya dado su precio exacto, que se desarrolle “con medios propios”dice algo sobre su financiación. “No se ha creado una partida de gastos especial en los presupuestos para el portal”, indica De Vega.
    El dinero ha salido por tanto de la reubicación de partidas presupuestarias que ya tenía asignadas el Ministerio de la Presidencia. “Se supone que cuando la web esté terminada podremos saber cuánto ha costado”.
    Lo mismo sucedería con el personal que ha tomado parte en el desarrollo. No han contratado a nadie externo, al menos en teoría. “No se conoce ninguna empresa que la administración haya contratado con este fin”. El número de trabajadores, igual que su identidad, sigue siendo una incógnita.
    ¿QUÉ PODREMOS ENCONTRAR?
    La información que debe constar en la página es la referida en la ley aunque, como explica De Vega, “no especifica qué nivel de detalle o de desglose va a haber”. El responsable espera que lo hagan al máximo, hasta el nivel de subconcepto, pero “la norma es muy ambigua”.
    Según consta en el documento, el portal debe mostrar las cuentas anuales de las instituciones públicas, los informes de auditoría y las retribuciones de los altos cargos. También los contratos que firme la Administración General del Estado (incluidos los menores) y las adjudicaciones. Debe aparecer, además, el tipo de licitación por la que se han concedido, ya sea un proceso negociado o abierto. Los convenios y las subvenciones también deberán consignarse en el portal.
    Para cumplir con la normativa, la plataforma tiene que incluir también información estadística y los anteproyectos de ley, antes de que sean aprobados por el Congreso de los Diputados.
    Modelo de clasificación '5 Star Open Data', establecido por la Web Foundation
    Modelo de clasificación '5 Star Open Data', establecido por la Web Foundation
    ¿EN QUÉ FORMATO DEBE ESTAR LA INFORMACIÓN?
    Existen  estándares internacionales sobre cómo presentar los datos para que resulten accesibles, abiertos y gratuitos, tal y como estipula la ley. Deben aparecer en crudo y desglosados (sin que hayan sido agregados estadísticamente) y en formatos legibles por ordenadores (Excel, .csv, .dat o similares), para poder tratarlos e interpretarlos.
    Los .pdf no figuran entre los más adecuados. “Es un formato muy cerrado y si encima no se trata de tablas convertidas a .pdf, sino que es una imagen escaneada, es absolutamente imposible procesar informáticamente los datos”, recalca De Vega.
    Para atender a las peticiones de información, cada ministerio está creando una unidad de información, integrada por un equipo de funcionarios encargados de recabar los documentos requeridos y facilitárselos al solicitante en el formato que necesite.
    BUENOS EJEMPLOS DENTRO Y FUERA DE ESPAÑA
    Algunas administraciones han consultado a Civio para desarrollar sus proyectos de datos abiertos, aunque hasta diciembre del año que viene los gobiernos autonómicos no tienen la obligación de cumplir con los preceptos de comunicación proactiva de la norma.
    “Como no es una información que esté sujeta a ley, publican lo que ellos estiman, no podemos contar con que vaya a estar completa”, asegura De Vega. Algunos ayuntamientos contactan con la organización para hacer públicos, sobre todo, sus datos económicos y financieros (contratos, presupuestos y subvenciones). Los miembros de Civio les proporcionan herramientas y una plataforma web donde mostrarlos de manera accesible. “Lo hemos hecho en el  País Vasco y también enAragón”.
    Presencia de  portales relacionados con el ámbito de  Gobierno Abierto en las CC AA
    Presencia de portales relacionados con el ámbito de Gobierno Abierto en las CC AA
    Fuera de España, el referente incuestionable es Reino Unido. En el portal de transparencia británico se reflejan con gran detalle todas las facturas que se derivan de la gestión pública. Incluso los regalos que reciben los lores de la cámara, como noches de hotel o viajes pagados. “O una espada samurái, como ha ocurrido en un caso”, bromea De Vega.
    El Congreso de Brasil (de cuyas iniciativas de gobierno abierto ya hemos hablado) también es un ejemplo a seguir. “Allí tienen un equipo de informáticos que no trabajan para la administración; les ayuda desde fuera a hacer más accesible la información”.
    Ranking de países con mayor desarrollo Open Data en 2013, según la Open Data Research Network
    Ranking de países con mayor desarrollo Open Data en 2013, según la Open Data Research Network
    POCAS ESPERANZAS DE ÉXITO
    “Tenemos la sensación de que no va a ser más que una recopilación de enlaces y de documentos que ya están publicados en otros sitios, con pocas novedades”, lamenta Ontañón. Y en Civio prevén algo parecido; temen que gran parte de la información esté compuesta por datos que ya existían en las webs de cada ministerio y que simplemente se hayan agregado en este nuevo portal.
    Según el cofundador de OpenKratio, es muy probable que suceda lo mismo que con todos los portales de transparencia implementados por universidades, ayuntamientos y comunidades autónomas: “ofrecerá lo mínimo que se despacha para el cumplimiento más escueto de las obligaciones que figuran en la ley”.
    Además, Ontañón lamenta que no se haya aprovechado un espacio que ya existía en las páginas de los ministerios y duda de que la nueva plataforma sea realmente necesaria. “Ya teníamos un portal de datos abiertos, la Administración General del Estado lleva ya tres años con esta iniciativa”, asegura. Este apartado es, en su opinión, “el espacio oportuno para colocar toda la información de transparencia activa en formatos abiertos y reutilizables, como bien recomienda la ley”.
    Aún habrá que esperar para comprobar si se cumplen los peores pronósticos. Todavía tiene que salir a la luz el reglamento que especificará cómo se va a implementar la norma, “la letra pequeña” como dice De Vega. “Siempre hay tiempo para mejorar, pero se necesita la voluntad del gobierno y para algunas cuestiones quizá sea demasiado tarde”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada